Los sistemas ERP son programas avanzados que permiten realizar una gestión integral y centralizada de todas las áreas del negocio. Una de las principales características de este software es su alto nivel de flexibilidad que facilita una adaptación personalizada a las necesidades específicas de cada empresa.

Existe en el mercado una gran oferta de soluciones ERP para llevar la gestión de todo tipo de empresas, independientemente de su tamaño, sector, objetivos o estructuras.

A continuación, vamos a analizar los distintos tipos de ERP que pueden encontrarse actualmente y veremos algunos ejemplos de las aplicaciones ERP más utilizadas.

Qué tipos de sistemas ERP existen

Las soluciones ERP se han convertido en la elección de un gran número de empresas para garantizar que su negocio crezca y pueda competir en el mercado actual. A la hora de elegir un programa ERP existen una gran cantidad de opciones, ya que la variedad de soluciones ERP es muy amplia.

Dependiendo de distintos factores como el tamaño de la empresa, el coste o su gestión de la información, entre otros, se pueden clasificar los ERP en diferentes modalidades.

Variedades de ERP según el tamaño de la empresa

Si medimos un ERP según el tamaño de la empresa para el que está enfocado nos encontramos con tres tier niveles o distintos.

ERP para Grandes empresas (tier 1)

Este tipo de programas responden a las necesidades de grandes empresas y corporaciones que trabajan a nivel nacional o global, cuentan con muchos trabajadores, disponen de distintas sedes y manejan un gran volumen de datos.

Esta clase de ERP tienen un alto grado de personalización, pudiendo incluso programarse funciones específicas para realizar tareas del día a día propias de cada negocio.

El precio de los ERP de tier 1 es muy elevado y queda fuera del alcance de la mayoría de empresas, pudiendo ser asumido por multinacionales, empresas estatales y otras grandes organizaciones.

ERP para empresas medianas

Un ERP de tier 2 tiene un alto grado de personalización y va dirigido a empresas medianas que no pueden afrontar una inversión en un ERP de tier 1. Se trata de soluciones de gestión empresarial integrada que centralizan toda la información para facilitar su organización, análisis y distribución.

El precio de este tipo de ERP es elevado, pero dentro de un rango que pueden asumir empresas de tamaño mediano con una necesidad de optimizar y mejorar su gestión del negocio.

ERP para empresas pequeñas (tier 3)

Las pequeñas empresas y autónomos tienen necesidades parecidas a las grandes y medianas empresas, pero su presupuesto es muy limitado, por lo que es imposible que accedan a las soluciones ERP que existían en el mercado.

Desde hace unos años, hay disponibles sistemas ERP diseñados para uso de pymes y autónomos que les permiten beneficiarse de todas las ventajas de este software de gestión modular. El precio de los ERP para pequeñas empresas es muy bajo en comparación con el de los tiers 1 y 2, y facilitan el acceso a esas empresas la implementación del sistema, eligiendo solo aquellos módulos que vaya a utilizar (pagando solo los módulos que se instalen).

Sistemas ERP según su diseño

El diseño es otro factor que puede servir para diferenciar entre distintos tipos de programas ERP. Fijándonos en este aspecto podemos distinguir dos tipos de soluciones ERP:

ERP estándar

Los ERP estándar son programas que tienen una estructura modular predefinida que responde a las necesidades comunes de la mayoría de empresas. El nivel de personalización se encuentra limitado, aunque su costo es mucho menor que las soluciones a medida.

En estos ERP los módulos y funciones disponibles se corresponden con las tareas y áreas habituales de un negocio. Según las necesidades de cada empresa se pueden contratar los módulos más útiles y descartar aquellos que no se utilicen o no generen un valor real.

La mayor parte de pequeñas y medianas empresas optan por esta alternativa de ERP al requerir una menor inversión económica y necesitar menos tiempo y esfuerzo en su implantación.

ERP a medida

Estos sistemas ERP se programan y configuran a medida para que respondan a la totalidad de las necesidades de gestión de una empresa. La implementación de soluciones ERP a medida es habitual que se realice en grandes empresas que manejen una gran cantidad de recursos materiales y humanos, o en empresas medianas que cuentan con procesos de negocios complejos.

Adoptar un ERP a medida requiere mayor tiempo y esfuerzo por parte de la empresa, siendo su coste muy elevado. A cambio, se obtienen los máximos beneficios que ofrecen este tipo de sistemas de gestión integral.

ERP según el tipo de gestión de datos

Los ERP se instalan en un servidor local de la empresa y ofrecen las funcionalidades y el acceso a sus distintos módulos a través de la red empresarial. Con el paso del tiempo y el auge del cloud computing, los ERP pasan a trabajar en la nube para aportar mayores beneficios al sistema. Por eso hoy en día, lo habitual es encontrar soluciones ERP cloud o híbridas.

ERP local

Este tipo de programas se instalan en los propios servidores de la empresa y requieren un mayor esfuerzo e inversión en aspectos como la instalación, la configuración, la actualización y el mantenimiento.

A pesar de que estas soluciones aportan un alto nivel de control y seguridad sobre la información y procesos del negocio, poco a poco van siendo abandonadas por otras soluciones cloud o híbridas que se adaptan mejor a las necesidades actuales de las empresas.

ERP en la nube

Estas soluciones se instalan en proveedores cloud de sistemas ERP. La empresa contrata sus servicios pagando una cuota según los módulos contratados y el número de usuarios, entre otros factores (normalmente, una cuota mensual).

Los ERP basados en SaaS (software as a service) eliminan las responsabilidades y los gastos relacionados con la instalación, configuración y mantenimiento de la aplicación y los servidores, reduciendo la inversión inicial necesaria para su implantación de forma notable.

Para acceder a un ERP los usuarios necesitan disponer de una conexión a internet y un dispositivo como un ordenador, tablet, portátil, o incluso, un teléfono móvil. Estas soluciones en la nube son ideales para empresas que tengan trabajadores con movilidad o empleados que teletrabajan.

ERP híbrido

Esta solución es la ideal para aquellas empresas que quieren implementar un ERP en la nube, pero quieren conservar algunas funciones en sus propios servidores (el almacenamiento de los datos por cuestiones de seguridad, en la mayoría de los casos).

La tendencia indica que este tipo de soluciones es la que mejor se adapta a muchas empresas en la actualidad, por lo que será probable que la demanda de este tipo de ERP vaya en aumento.

Sistemas ERP según su versatilidad

Dependiendo del grado de personalización se pueden encontrar dos tipos de software ERP:

ERP horizontal

Un ERP horizontal se desarrolla para gestionar cualquier tipo de empresas, independientemente de su actividad o sector al que pertenezcan. Incluye funciones y módulos que valen para cualquier clase de negocios, que posteriormente se pueden personalizar añadiendo nuevos complementos o integrando con otro tipo de soluciones externas.

ERP vertical

Este tipo de ERP están diseñados para un determinado tipo de empresas con el fin de cubrir todas sus necesidades específicas y propias de su sector o área de trabajo (como por ejemplo, un ERP para gestión de centros hospitalarios).

La implantación de los ERP verticales es complicada y requiere de una gran inversión de tiempo, esfuerzo y recursos.

Soluciones ERP gratuitas

Las aplicaciones ERP con licencia abierta permiten que empresas sin el presupuesto necesario puedan implementar un sistema de gestión integral y centralizado de su negocio. Este tipo de soluciones están limitadas y tienen un menor nivel de personalización, pero a su favor, ofrecen la posibilidad de utilizar un ERP a empresas que, de otra manera, no podrían optar a estas soluciones.

Lo habitual es que las soluciones ERP gratuitas y limitadas, también cuenten con mejoras o servicios de pago que se pueden contratar en cualquier momento para poder ampliar sus funciones y cubrir todas las necesidades de la empresa.

Cómo elegir un tipo de ERP para una empresa

La elección del tipo de ERP es fundamental para poder cumplir con las expectativas de cambio y sacar el máximo rendimiento en la gestión del negocio. Elegir un ERP siempre ha sido una tarea compleja pues son muchos los aspectos a tener en cuenta. Contar con el asesoramiento de una empresa profesional y especializada en la implementación, configuración y mantenimiento de soluciones ERP es la mejor solución para poder elegir un ERP ideal para cada negocio.

Para seleccionar el mejor ERP para cubrir las necesidades de gestión de un negocio hay que tener en cuenta una serie de factores:

  • Establecer los objetivos. Se deben definir cuáles son los objetivos que se persiguen con la implementación del ERP. Se deben encontrar los beneficios que aportaría el cambio a una solución ERP y qué áreas mejoran tras la implementación.

 

  • Personalización y escalabilidad. Hay que tener en cuenta el nivel de personalización que se necesita del ERP para optar, por ejemplo, entre una opción estándar más económica, o un ERP con un alto grado de personalización, que tendría un precio más elevado.

 

  • Presupuesto disponible. Según el presupuesto disponible se podrá optar por un tipo de ERP u otro. Las necesidades de gestión de la empresa son claves para poder elegir el ERP ideal para satisfacerlas, pero si no se dispone del presupuesto necesario no alcanza. En la búsqueda de un ERP siempre hay que tener presente el presupuesto disponible para poder encontrar una solución que esté dentro de la capacidad económica de la empresa.

 

  • Elegir el mejor socio. Contar con el apoyo y asesoramiento de un proveedor ERP con experiencia es importante para evitar cometer los errores comunes a la hora de elegir un ERP. Con este tipo de servicios se podrá elegir el ERP apropiado para la empresa y contar con un servicio de asesoramiento y soporte necesario posteriormente durante la implementación y el seguimiento de la misma.

 

  • Tiempo de implementación. Un ERP es un sistema que realiza cambios profundos en la empresa y que cambia la manera en que se realizan muchos procesos, tareas y formas de comunicación. La implementación de esta solución suele llevar un tiempo considerable. Se debe elegir un ERP que permita implementarlo dentro de los tiempos que pueda asumir el negocio, y así evitar situaciones negativas que afecten al funcionamiento de la empresa durante el proceso de implementación.

Ejemplos de tipos de software ERP

Dentro de la amplia variedad de programas ERP que hay en el mercado, vamos a nombrar algunos de los más utilizados y que abarcan diferentes tipos de soluciones.

SAP

SAP (Systems, Applications, Products in Data Processing) es un ERP destinado a la gestión centralizada e integral de grandes empresas. Su sistema incluye una amplia variedad de módulos para poder hacer frente a todas las necesidades de este tipo de empresas.

Una de las características más importantes de SAP y que lo han convertido en uno de los ERP que más utilizan grandes corporaciones, es una gran flexibilidad y capacidad de personalización. En SAP se pueden programar todo tipo de funciones específicas para responder a cualquier necesidad de gestión de la empresa. Incluso pequeñas tareas que normalmente se realizaban con una simple hoja de cálculo, pueden ser programadas en SAP e incluidas en la solución.

SAP se ha convertido en una de las soluciones de software empresarial más utilizadas en todo el mundo, por detrás de gigantes como Oracle o Microsoft.

Sage X3

Sage X3 es un ERP que permite gestionar todas las actividades de una empresa utilizando un único sistema y aumentar la eficiencia de las tareas y procesos que se realizan en todas sus áreas.

Con la solución Sage X3 se dispone de un ERP para pymes que trabaja en la nube. Las pequeñas y medianas empresas pueden implementar un ERP moderno y flexible que se ajuste a sus posibilidades económicas.

Sage X3 aporta todas las características que se encuentran en un ERP a un sistema diseñado para la gestión de una pequeña o mediana empresa. Es una solución modulable que permite escoger las funciones y los usuarios que se necesiten, personalizables para adaptarlo a la forma de trabajar del negocio y seguro, garantizando la protección de toda la información que maneja la empresa.

JD Edwards EnterpriseOne

Este ERP de Oracle es una variante para grandes empresas que proporciona una solución escalable que puede ir creciendo en el tiempo, añadiendo nuevos módulos según la evolución y necesidades del negocio.

JD Edwards EnterpriseOne es una solución para la gestión integral de una empresa que trabaja en cloud y aporta facilidades para la implantación en una gran empresa, como la posibilidad de adaptar la solución a las necesidades más específicas de la compañía.

Con JD Edwards se dispone de una solución que se adapta perfectamente a las empresas de cualquier sector: fabricación, distribución o servicios.

Microsoft Dynamics NAV / Navision

El ERP de Microsoft es otra opción a tener en cuenta. Se trata de un software ERP que lleva en el mercado desde hace más de 20 años, siendo una alternativa sólida y actualizada para cualquier negocio.

Navision, al igual que los ejemplos mencionados más arriba, es un ERP solvente, personalizable y potente, con la ventaja de contar con el respaldo y la integración de las herramientas de Microsoft. Por tanto, Navision se encuentra entre las alternativas más elegidas por las empresas que quieren integrar un ERP en su negocio para seguir creciendo.

En la actualidad es más fácil encontrar un programa ERP que se adapte a las necesidades de una empresa y que esté dentro de sus posibilidades económicas.

Los primeros ERP eran soluciones con un alto coste económico que estaban dirigidas a grandes empresas que manejan mucha información y contaban con muchos recursos, tanto materiales como humanos. Con la evolución de los ERP empezaron a surgir nuevos programas diseñados para cubrir las necesidades de otro tipo de empresas.

Los ERP pueden clasificarse en distintos tipos, dependiendo del parámetro que se utilice para ellos. Es habitual que se identifique el tipo de ERP por el tamaño de la empresa para la que fue diseñado, dando paso lugar a tres niveles ERP, tier 1, tier 2 y tier 3. Los sistemas tier 1 corresponden a los ERP para grandes empresas, mientras que los tier 2 se enfocan en empresas de tamaño medio, y los tier 3 en pequeñas empresas y autónomos que quieren adoptar este sistema de gestión.

Un sistema ERP es una inversión a largo plazo por lo que elegir el tipo de ERP apropiado debe ser una tarea prioritaria antes de lanzarse a su implementación.

Centro de preferencias de privacidad

      Necessary

      Advertising

      Analytics

      Other